Museo Minero

Significativo cierre del periodo 2022 tuvo el Museo Minero al iniciar el proceso de reorganización y embalaje del patrimonio histórico y paleontológico proveniente de la Región de Atacama. 

Compartir Esta Noticia: 

Entérate de todas nuestras actividades en: @museominero.atacama

 

Una de las prioridades de la actual administración es cumplir con la correcta conservación del patrimonio custodiado por la institución. Esta acción, es una de las cuatro funciones esenciales que todo museo debe asumir, junto con la labor investigativa, difusión y educación del conocimiento que genera.

Comprometidos con este principio y con el objetivo de mejorar la situación de acopio de los bienes patrimoniales del MMTA. Desde el año 2019 se han ejecutado una serie de estrategias que hoy se materializan con el inicio de la reorganización y embalaje de la colección patrimonial que pretende abarcar  una cantidad que supera los cuatro mil objetos de carácter histórico, geológico y paleontológico. 

Dentro de las estrategias ejecutadas por el museo, cabe destacar salidas a terreno a otros depósitos de la región; contratación de nuevos profesionales; cursos de capacitación para el manejo de colecciones; adquisición de equipamiento y materiales para el embalaje de colecciones y la implementación del programa RE-ORG coordinado por el Centro Nacional de Conservación y Restauración (CNCR) y la Subdirección Nacional de Museos (SNM) a cargo de la monitora Verónica Díaz.

La encargada de colecciones del MMTA Nicole Rojas, define este proceso como el fin de un comienzo, ya que empezar con la ejecución de la reorganización y embalaje del depósito permite facilitar otras áreas de la gestión patrimonial como la investigación y la generación de conocimiento.  

La geóloga arguye que, la conservación es la piedra angular que le da sentido a la institución y a la labor que realiza.  La conservación preventiva convierte la colección en bienes sustentables que estarán disponible para las futuras generaciones y que hoy están en menos riesgo que hace un par de años. Concluyó, que el desafío para el 2023 es terminar con el embalado de todas las colecciones inventariadas, priorizando las piezas de alta sensibilidad como las históricas y paleontológicas.

Cabe señalar, que la adquisición del equipamiento y materiales para el embalaje de las colecciones fue financiado a través del Proyecto N°9842 de la Ley de Donaciones Culturales.